AutoClásica 2017: un éxito desde hace 17 años

Autos 24 de octubre de 2017 Por
Una Bugatti Type 57 C Atalante y la moto Coventry Euna Eagle Flying 8 B 160 de 1926, recibieron el premio mayor en Autoclásica, cuya edición 2017 pasó otra vez con un gran éxito de concurrencia de público en los jardines del Hipódromo de San Isidro, organizada por el Club de Automóviles Clásicos de la República Argentina, registrándose una asistencia de más de 50 mil personas al cabo de los cuatro días en que permaneció abierta.
AutoClásica 2017: un éxito desde hace 17 años

La bellísima Bugatti Type 57 C Atalante carrocería Gangloff, que resultó distinguida por el jurado con el mayor premio de la muestra, posee un motor 3.3 litros, doble árbol de levas a la cabeza con compresor. Se caracteriza porque es una cupé cerrada de dos plazas y perteneció a dos de las grandes colecciones de EE.UU, una del Museo Nethercat y Harrah´s y obtuvo también el premio The Best Of Show en Pebble Beach, EE.UU, una de las exposiciones más prestigiosas y reconocidas en el mundo, como también es Autoclásica.

El coche ganador integró la terna final con un Hispano Suiza H6C Cabriolet 1928, y una Ferrari 250 Gran Turismo Boano, entre los más de 1000 vehículos entre autos y motos clásicos e históricos que se vieron en la 17ª edición de Autoclásica.

El ganador del codiciado premio Best of Show 2017 fue distinguido por el jurado en virtud de su singular belleza y armonía de líneas, cautiva cuando ves el auto. “Es como un amor a primera vista”, deslizó un muy conocedor del tema. El óptimo estado de preservación y restauración, representante de una marca con fuerte presencia en la historia del automóvil y con suficiente antigüedad que lo convierte en un verdadero clásico que traspasa el tiempo.

Entre las Motos, hubo casi 400 ejemplares y resultó elegida ganadora, la Coventry Eagle Flying 8 B 160 modelo 1926, motor JAP 998cc, caja con tres velocidades Hardiney y motor JAP OHV con válvulas a la cabeza. En la categoría motos deportivas, el primer premio fue para la Kawasaki KR350 1979, la utilizó el ex piloto sudafricano Hugh Neville “Kork” Ballington para obtener el campeonato mundial en 1979; el segundo premio para la Honda NSR 500 utilizada por el australiano Wayne Gardner, con esa máquina conquistó el campeonato del mundo de 1987. A su vez, una Harley-Davidson Duo Glide FLH1200cc modelo 1962 consiguió el primer premio en la categoría contemporáneas americanas; una de las primeras de la marca con suspensión telescópica en ambas ruedas.

Los dos “Best of Show” fueron elegidos por el jurado entre los vehículos ganadores del primer premio de cada una de las categorías FIVA (Fédération Internationale des Véhicules Anciens). A su vez, un Lamborghini Miura P 400 se quedó con el “Premio Germán Sopeña” instituído al “Mejor Automóvil Deportivo Contemporáneo”, reconocimiento otorgado por el voto de los periodistas que visitaron Autoclásica 2017, la saludable manera de homenajear año a año al recordado periodista amante de los clásicos deportivos. El mismo auto logró el segundo puesto en la categoría Contemporáneos Europeos Pequeña Serie. En tanto, el Premio Gustavo Fosco al diseño correspondió a una Maserati Khamsin modelo 1976.

También resultaron premiados los stands montados en Autoclásica. El mejor fue el de motos Harley Davidson; premio mejor stand de Club de Autos: Asociación Amigos Coleccionistas de Vehículos Militares; premio mejor stand de Autojumble: Retrocarteles y Volvo fue elegido como mejor stand comercial.

Te puede interesar