Mujeres al frente: cada vez más empleados las prefieren como líderes

Lifestyle 11 de marzo de 2019 Por
Así lo refleja una investigación de la Universidad Siglo 21. El 35,2% dijo sentirse más feliz bajo la conducción de ellas, a comparación del 28,8% que prefieren liderazgo de hombres. La empatía, una de las principales causas.
Mujeres al frente: cada vez más empleados las prefieren como líderes
Mujeres al frente: cada vez más empleados las prefieren como líderes

La ola de reivindicación de derechos de la mujer iniciada en el siglo pasado ha ido tomando cada vez más fuerza en las últimas décadas. El empoderamiento femenino se posicionó en la agenda social a partir de la conquista de espacios donde no era habitual la presencia de mujeres, como los cargos directivos empresariales. Un estudio reciente reveló que su liderazgo es mejor visto por los empleados, quienes consideran que con ellas al frente los equipos de trabajo son “más felices”.
La investigación, desarrollada por el Observatorio de Tendencias Sociales y Empresariales de la Universidad Siglo 21, destacó que el 35,2% de los empleados que trabajan bajo la conducción de una mujer dijeron sentirse más felices en comparación con aquellos – 28,8% - que son liderados por hombres.1
En ese sentido, remarcan que se debe a un mayor nivel de empatía, colaboración y capacidad de cognición social. Esto hace que el 52% de los 1050 casos valorase positivamente a su líder cuando es mujer, cifra que cae al 43,3% cuando se trata de hombres al frente de un equipo. La metodología utilizada implicó a los trabajadores utilizar una escala del 1 al 5 mediante la cual evaluaron la conformidad con su líder. A partir de ello se desprendió que los hombres obtuvieron un puntaje promedio de 3.97, mientras que las mujeres alcanzaron el 4.14.

Esto también se traduce en valoración positiva hacia la organización. El análisis reflejó que los trabajadores se sienten más valorados y orgullosos de pertenecer a una organización o empresa cuando su líder es mujer, que cuando es hombre (55.6% vs 44.8%).

Un punto clave en esta valoración tiene que ver con el vínculo trabajador-jefe, cuando se trata de una mujer o de un hombre. En el caso de las primeras, estudios previos apuntaban que ellas lideran con estilos más democráticos y participativos, mientras que los segundos que lo hacen de forma más autocrática o directiva.

En ese sentido, la investigación realizada a posteriori señala que las formas de liderazgo empleadas por las mujeres, que derivan en mayor empatía y valoración, están relacionadas con “mayor densidad neuronal en regiones asociadas al sistema límbico (asociado al funcionamiento emocional) y sistemas cerebrales asociados al lenguaje y la cognición social. Estos hallazgos explicarían en parte la mayor capacidad femenina en términos de “empatía” y “aceptación asertiva””.

La investigación refleja que las líderes argentinas “ejercen un estilo de liderazgo con mayor claridad de las metas (47.1% de satisfacción cuando la líder es mujer, contra 36.2%), en tanto que el nivel de feedback recibido es mayor en mujeres (40.4%) que en lideres hombres (33.8%)”.

Pese a la diferencia que provoca en los trabajadores estar bajo la conducción de una mujer o de un hombre, esto no se traduce directamente en una reducción del malestar y el estrés. Luego de varias evaluaciones, el estudio concluyó que no se observan diferencias en los niveles de estrés y malestar emocional de los trabajadores. Desde el Observatorio señalaron que “los resultados sugieren que dichos factores no son suficientes para impactar en los niveles de estrés o en las demandas percibidas por los trabajadores”.2
María Belén Mendé, magister y Rectora de la Universidad, sostuvo que estamos frente “a un nuevo mundo en el que las mujeres somos verdaderos agentes de cambio”. Además, resaltó la importancia de las instituciones educativas en tal sentido: “Las universidades y todas las organizaciones somos responsables del desarrollo de profesionales capaces de generar ambientes laborales colaborativos, creativos y amigables”.

Otro de los aspectos que resalta el estudio destaca que cerca de un 40% de las liderezas reconocen y elogian el trabajo de sus empleados, brindan aprobación y valoran los resultados y el esfuerzo. Además, 5 de cada 10 trabajadores que se desempeñan en ambientes con mujeres a cargo se sienten más satisfechos con el nivel de colaboración de sus compañeros de trabajo y remarcan que dichos equipos son más creativos.

“La aceptación asertiva es el factor que marca la diferencia para los trabajadores argentinos. Los altos niveles de empatía favorecen que el líder clarifique las metas o brinde un feedback. En conjunto, estos factores favorecen el clima y la colaboración en el grupo de trabajo”, explicó el Dr. Leonardo Medrano, Secretario de Investigación en Universidad Siglo 21 y autor del informe.

Te puede interesar