Mini vacaciones en Bariloche: tres actividades imperdibles

Tiempo Libre 23 de febrero de 2019 Por
Ya sea para los más aventureros o los fanáticos de la gastronomía, la ciudad patagónica ofrece una variedad propuestas para entretenerse a lo grande durante las mini-vacaciones.
Mini vacaciones en Bariloche: tres actividades imperdibles
Mini vacaciones en Bariloche: tres actividades imperdibles

Bariloche todavía no termina. Aquellos quienes no disfrutaron de la época estival en la ciudad patagónica o quienes quieren descubrir más de las actividades que propone, aún están a tiempo. Irse de lo cotidiano y llenarse de experiencias únicas forma parte de la esencia barilochense. Por esa razón, para no quedarse con pendientes, 3 actividades para disfrutar al máximo las “mini-vacaciones”.1
Los sabores de Colonia Suiza
En los últimos años, la gastronomía en Bariloche se ha hecho notar considerablemente en todo el país y en el mundo. Uno de los sitios claves para degustar de los sabores locales se encuentra a 25 km del centro de la ciudad en Colonia Suiza. Este lugar fue el primer asentamiento europeo de la región, declarado patrimonio histórico ya que conserva intactas las características originales de la época de su fundación a fines del siglo XIX. Además de presentar diversos campings, paisajes naturales increíbles como el Lago Moreno, la vista de los cerros Lopez y Goye, se pueden observar las plantaciones de fruta fina utilizadas para elaborar dulces, conservas, postres y demás productos de repostería. Sin embargo, la gran experiencia gastronómica de la zona es la ceremonia del curanto.2
Este plato tradicional de la región araucana fue introducido desde Chile por Emilio Goye, uno de los primeros pobladores de la colonia. El mismo consiste en preparar el tipo de carne de preferencia acompañada de verduras, en un hoyo cavado en la tierra cocinado por piedras calientes. Es proceso lleva alrededor de 2 horas y por lo general se realiza los días domingos antes del mediodía.

Travesía en las alturas
Para los fanáticos del trekking, la caminata hacia la Laguna Negra es uno de los paseos obligados. Ropa y calzado cómodo son necesarios para realizar el recorrido de 14 km que tiene una duración aproximada de entre 4 a 6 horas, dependiendo la cantidad de paradas que se hagan en el medio para admirar cada uno de los paisajes que se puedan encontrar. Al comenzar el camino hay una subida leve y constante de un ancho considerable. Más adelante este empieza a angostarse, hasta convertirse en una senda, la cual está señalizada con marcas rojas. El recorrido conduce hasta el Arroyo Goye, ideal para hacer una parada tecnica. Desde allí el paseo continúa por un sendero a través de un bosque de coihues donde se puede observar la flora y fauna autóctona.3
Tras cruzar terrenos pantanosos de diferentes tamaños donde el barro abunda se llega hasta el Rancho Manolo, creado por Manolo Puente quien utilizó este lugar como base para construir el refugio. Luego del cruce de los arroyos Navidad y el Negro empieza el tramo final y más complejo del paseo bautizado como “El Caracol”, ya que el camino se torna en forma de zigzag. Este tiene como punto de llegada el refugio llamado Italia Manfredo Segre, más conocido como Laguna Negra. Se encuentra a 1.650 metros a nivel del mar y su vista imponente invita a degustar de una cerveza artesanal. Este lugar es considerado un punto estratégico para visitar otros refugios como el Lopez, San Martin y Pampa Linda.

Buceo en aguas cristalinas
Marzo es una época ideal para conocer Bariloche en profundidad. Embarcarse en una aventura subacuática en las aguas transparentes del sur argentino, permite conocer un nuevo universo de la vida natural presente en la ciudad. Durante esta época del año la temperatura del agua varía entre los 13 y 14 grados. En la zona se pueden encontrar diversos lugares para realizar esta práctica abarcando distintas dificultades, que parten desde los bautismos de buceo hasta actividades que superan los 35 metros de profundidad.

Por ejemplo, en Playa Bonita, sobre el lago Nahuel Huapi se llevan a cabo inmersiones de readaptación, cursos y los famosos “bautismos”. Estos últimos hacen referencia a la primera experiencia de buceo, que por lo general tienen una duración de 4 horas donde se realiza una charla explicativa acompañada de material audiovisual. Tras practicar en la superficie con el equipo adecuado, comienza el camino hacia las profundidades. Esta experiencia toma entre 30 a 50 minutos, dependiendo la carga del tanque de oxígeno, y siempre se está acompañado por un instructor certificado. Por otro lado, se encuentra el Arroyo La Angostura, un canal que une los lagos más famosos de la ciudad, el Nahuel Huapi y el Moreno. Si bien presenta mayor dificultad se pueden observar las especies típicas de los lagos patagónicos: langostas, cangrejos, truchas, percas, puyenes, alevinos, algas; así como también vistosas formaciones de troncos acumulados.

Para los más aventureros, está el snorkeling en el Río Limay que combina la adrenalina de la velocidad de las aguas con el snorkel y el buceo profundo en el Lago Moreno que alcanza los 37 metros de profundidad. Este se recomienda únicamente a buzos experimentados que deseen disfrutar de la fauna acuática local, encontrándose con truchas arcoíris, parrones, salmonadas entre otras especies.

Te puede interesar