Ya se relevaron las proporciones corporales de más de 9 mil argentinos para nuevo sistema de talles

nuevo sistema de talles
nuevo sistema de talles

Las proporciones corporales de más de 9 mil argentinos
desde los doce años de edad, de todas las regiones del país y de distintos
géneros ya fueron registradas por el estudio antropométrico que desarrolla
el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) y que servirá de base
científica al nuevo sistema único y normalizado de medidas de indumentaria
que prevé la Ley de Talles.

El presidente del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), Ruben
Geneyro, afirmó en diálogo con Télam que "el comienzo es el estudio
antropométrico que se hace a través de un escáner corporal 3D, que lo que
permite es tomar las medidas a cualquier persona a través de 16 cámaras
infrarrojas 400 medidas en unos 15 segundos; esto va a un software que le
permite al operador registrar todas las medidas exactas en un proceso que
es inofensivo para la persona".

El funcionario indicó que "previamente el voluntario se inscribió a través
de la página web del INTI, en algunos casos también hubo presentaciones
espontáneas, se le hace una entrevista en el lugar para conocer su
contexto, si hace actividad física, si trabaja, etc; luego se la mide y se
la pesa y después la persona queda sola con ropa interior ajustada al
cuerpo y pasa al escáner 3D".

"Todo el proceso no dura más de 5 o 6 minutos y nos brinda toda la
información para sustentar la tabla de talles que responda al cuerpo de las
y los argentinos", precisó.

El estudio se hace en base a una norma que se aplica en otros 60 países a
nivel mundial, que indica que por la cantidad de población que tiene
Argentina se debe contar con al menos 15.000 muestras para que el estudio
sea representativo.

"Estas 15.000 muestras tienen que conformar una muestra federal, por lo que
recorremos todas las regiones del país y de esas 15.000 el INTI en años
anteriores ya había registrado unas 9.000 por lo que tenemos por delante la
tarea de registrar las 6.000 muestras restantes", agregó.

El estudio es voluntario a partir partir de los 12 años y se divide por
franjas etarias y por diversidad de género.

"Claramente hay un colectivo que es muy activo que es el de las mujeres y
lo ha sido con todo lo que representa la Ley de Talles, nos vienen
acompañando en toda esta discusión y lo valoramos muchísimo, por eso
necesitamos una gran diversidad en los voluntarios para lograr la
heterogeneidad que requiere este estudio antropométrico para que sea bien
representativo", añadió.

Geneyro sostuvo que "la nueva tabla de talles no se va a definir solo a
través de este estudio, sino que la autoridad de aplicación a quien le
brindamos los resultados de la investigación es la secretaría de Comercio
Interior, y la secretaría tiene en la Ley la posibilidad de convocar a un
consejo consultivo técnico con la participación de las cámaras sectoriales,
organizaciones de la sociedad civil y de defensa de los consumidores,
sectores académicos y otros para terminar de definir un sistema único y
normalizado de talles de indumentaria".

El nuevo sistema definirá las medidas con números o letras, "pero lo más
importante es que va a normalizar que proporciones uniformes va a tener
cada talle y va a tener que ser igual para todas las marcas, no solo las
que se producen en el país, sino también las importadas".

El funcionario detalló que "todas las prendas que se comercialicen en el
país van a tener que llevar el etiquetado acorde a la tabla de talles que
se defina y además cada local va a tener que exponer cartelería que
explique las medidas para que el consumidor pueda saber a que proporciones
responde cada talle".

Uno de los objetivos que que los consumidores y consumidoras accedan a
información fehaciente para la libre elección y que no haya exclusiones por
la indumentaria.
"Hay encuestas que marcan que el 65 por ciento de las mujeres tienen
problemas que encontrar indumentaria que coincida con las proporciones de
su cuerpo", resaltó.

Geneyro apuntó que "la Ley nos va a permitir que nadie se sienta excluido".
"Esto no se trata solo de una cuestión del diseño de la indumentaria, esto
en las exclusiones le genera muchos problemas a las personas que hoy no
encuentran talles de acuerdo a su cuerpo, problemas de salud, problemas de
alimentación; y después por otro lado este estudio nos va a brindar muchos
datos para aplicar en otros campos, como el mobiliario del ámbito laboral,
o pensar en equipos de salud que respondan a las dimensiones de los
argentinos", señaló.

El funcionario remarcó que "había marcas o diseños que definían en sus
talles que no todos podían usarlos y la Ley va a terminar con eso para que
toda la indumentaria sea inclusiva; en este proceso gran parte de la
industria nos acompaña y nos apoya porque reconocen que hay un nivel enorme
de demanda insatisfecha por lo que esta también es una posibilidad
comercial muy grande para el sector".

"La Ley nos da 240 días desde su promulgación en el mes de junio y estamos
trabajando para cumplir con ese plazo, además estamos trabajando para que
el INTI incorpore un segundo escáner 3D para brindar los resultado del
estudio lo antes posible para que el 2022 sea el gran año de avance de la
Ley de Talles", señaló.

"Este es un proceso de participación voluntaria y es importante que la
mayor diversidad de argentinos participe, por eso alentamos a que se
inscriban a través de la página del INTI para que cuando lleguemos a su
ciudad puedan registrar su muestra", completó Geneyro.

Te puede interesar