Expertos de la ONU comenzaron a debatir un informe "crucial" para la próxima Conferencia del Clima

 informe "crucial" para la próxima Conferencia del Clima
informe "crucial" para la próxima Conferencia del Clima

Delegados de las Naciones Unidas que representan a 195 países comenzaron a
debatir desde hoy, y por dos semanas, un informe "crucial para el éxito" de
la Conferencia del Clima (COP26) que se realizará en noviembre en Glasgow,
Escocia, según adelantó Petteri Taalas, secretario general de la
Organización Meteorológica Mundial.

Siete años después del último informe de los científicos del Panel
Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC), la actual evaluación
llega tras devastadoras lluvias en China y en Alemania e inusuales
temperaturas sofocantes en Canadá.

"Desde hace años habíamos advertido que era posible, que todo esto iba a
llegar", dijo durante la ceremonia de apertura de este lunes la responsable
de la ONU sobre Cambio Climático, Patricia Espinosa, informó la agencia de
noticias AFP.

Para Taalas, este informe "es crucial para el éxito de la conferencia sobre
clima de Glasgow en noviembre".

A menos de cien días para la COP26 de Glasgow, Espinosa alertó que no están
"en el buen camino para respetar el objetivo del Acuerdo de París de
limitar el calentamiento global a +1,5ºC hasta final de siglo".
"De hecho, estamos en el camino opuesto, nos dirigimos a más de +3ºC.
Tenemos que cambiar de dirección urgentemente antes de que sea demasiado
tarde", insistió.

Espinosa también calificó de "extremamente positiva" la reunión celebrada
el domingo y el lunes en Londres, con representantes de más de 50 países,
para preparar la COP26 de noviembre.

Pese a las impactantes imágenes de los desastres naturales, algunos temen
que este renovado interés por el clima solo sea pasajero y la cumbre de
noviembre no termine en acuerdos significativos.

"En este momento, todo el mundo habla de emergencia climática y con razón,
pero, cuando estas tragedias terminen, probablemente lo olvidaremos de
nuevo y seguiremos como antes", lamentó la activista Greta Thunberg, que
movilizó a millones de jóvenes en los últimos años para reclamar a los
Gobiernos una reducción drástica de las emisiones de gases de efecto
invernadero.

El informe del IPCC, que debe publicarse el 9 de agosto y cuyas
conclusiones para los dirigentes políticos se negociarán minuciosamente
durante dos semanas, debe actualizar su evaluación y sus pronósticos
climáticos sobre aumento de temperaturas, nivel de los océanos,
intensificación de fenómenos extremos.

Además, otras dos partes deben publicarse a principios de 2022, entre ellas
una que muestra cómo cambiará la Tierra en 30 años o incluso antes y de la
que la AFP obtuvo una versión preliminar, aunque este apartado se difundirá
después de la COP26.

Con la firma del Acuerdo de París en 2015, la casi totalidad de países del
planeta se comprometieron a reducir sus emisiones de CO2 para limitar el
calentamiento global "muy por debajo" de +2 ºC respecto a la era
preindustrial y de ser posible +1,5 ºC.

Este objetivo de +1,5ºC se convirtió en prioritario para muchos activistas
y responsables políticos, máxime cuando el planeta ganó aproximadamente 1,1
°C desde la revolución industrial y cada décima adicional cuenta porque
acarrea fenómenos extremos.

El informe del IPCC deberá responder si se puede alcanzar ese objetivo, en
base a miles de estudios científicos.
Algunos dudan de que sea posible, otros -en ocasiones queriendo evitar el
desánimo- dicen que no es imposible.

"Limitar el calentamiento a +1,5ºC es todavía física, técnica y
económicamente posible, pero no por mucho tiempo si seguimos actuando poco
y tarde", estimó Kaisa Kosonen, de Greenpeace.

"El IPCC nos ha dicho cuál debe ser la ambición: que cada país del mundo se
comprometa a la neutralidad de carbono y detalle el plan para alcanzarla",
insistió hoy al iniciar las discusiones Joyce Msuya, directora ejecutiva
adjunta del Medio Ambiente en Naciones Unidas.

Para lograr este objetivo, las emisiones deberían reducirse en un 7,6% de
media cada año entre 2020 y 2030, según la ONU. 

En 2020 cayeron debido a la pandemia pero se espera que vuelvan a subir. 
La Agencia Internacional de Energía (AIE), a la luz de la baja proporción
de medidas previstas para impulsar las energías limpias, prevé incluso
emisiones récord para 2023. 

"Si no lo logramos, alcanzar 1,6 ºC es mejor que 1,7 ºC, y 1,7 ºC es mejor
que 1,8 ºC", apuntó el climatólogo Robert Vautard, uno de los autores del
IPCC.

"Los confinamientos del año 2020 (por la Covid-19] implicaron un descenso
de las emisiones del 6% al 7%. Si queremos una reducción de las emisiones
del 40% o el 50% en 2030, ya vemos el trabajo que queda por delante".

Te puede interesar