Covid-19: qué se sabe hasta ahora de Delta y cómo se planta la Argentina ante esa variante del virus

Suman universidades para los centros de telemedicinas de detección de coronavirus
Covid-19 coronavirus Delta

La variante Delta de coronavirus, detectada por primera  vez en la India,
se encuentra hoy asociada a una mayor transmisibilidad, al desarrollo de
casos más severos y a una evasión de la respuesta inmune generada por las
vacunas para los casos leves, lo que obligó a repensar estrategias para
evitar su ingreso en países donde no está, como Argentina, y a replantearse
los esquemas de vacunación a nivel mundial. 

Frente a la constante y dinámica información que circula, Télam consultó a
diferentes especialistas para comprender qué se conoce hasta hoy de la
variante Delta y cómo han impactado estos datos en las estrategias
sanitarias de los diferentes países.
-¿Qué es la denominada "variante Delta"?

"Los virus mutan todo el tiempo. Los grupos de virus que comparten un
ancestro común y una constelación de mutaciones son agrupados en linajes, y
dentro de éstos, sublinajes. La denominada variante Delta pertenece al
linaje B.1.617, detectado por primera vez en la India. Delta es el nombre
con que la OMS rebautizó el 1 de junio al sublinaje B.1.617.2, mientras que
el sublinaje B.1.617.1 fue rebautizado como Kappa", explicó a Télam el
virólogo e integrante del Proyecto Argentino Interinstitucional de Genómica
de SARS-CoV-2, Humberto Debat.

-¿Cuáles son las mutaciones que contiene que la vuelven de preocupación
para la OMS?
Debat describió que "la variante Delta tiene dos mutaciones que están
presentes en otras variantes de preocupación como la del Reino Unido
(rebautizada por la OMS como Alpha), y la de California (renombrada como
Epsilon). La mutación denominada L452R - que comparte con Epsilon- se ha
asociado con una mayor transmisibilidad, una reducción en la neutralización
por algunos anticuerpos monoclonales y una reducción moderada en la
neutralización en sueros posvacunación. En tanto que la mutación P681R
(presente en Alpha) podría ser la causa de una mayor transmisión derivada
de una entrada más eficiente del virus a célula. 

-Más allá de lo que cada mutación tiene asociado como efecto, ¿hay algún
estudio hecho con la variante completa?

El 11 de junio, el Departamento de Salud de Inglaterra (PHE, por sus siglas
en inglés), donde la variante Delta representa más del 90 por ciento de los
casos actuales, anunció que ésta es 60 por ciento más transmisible que la
Alpha. "Por otra parte -indicó Debat-, resultados publicados este lunes
correspondientes a Escocia sugieren que Delta duplica las probabilidades de
hospitalización con respecto a la variante Alpha". 

-¿Qué pasa con las vacunas disponibles frente a estas variantes?
El virólogo señaló que "con respecto a la eficacia de las vacunas es
importante destacar que los estudios epidemiológicos y fenotípicos de esta
variante son preliminares". Debat repasó que, "de acuerdo a reportes del
PHE y a dos publicaciones recientes sobre la fase 4 de inmunización en
Reino Unido", la vacuna de AstraZeneca y la de Pfizer conservaron altísimos
niveles de eficacia para prevenir hospitalizaciones, tanto con una dosis
(con una eficacia promedio de 75 por ciento) o con dos dosis (94 por ciento
promedio)". Sin embargo, estos mismos reportes señalaron que las vacunas
fueron menos eficaces frente a la variable Delta en cuanto al desarrollo de
síntomas, descendiendo la eficacia a un promedio del 33% con una dosis. En
tanto y aunque no dio todavía detalles, ayer el Fondo Ruso de Inversión
Directa (RDIF) anticipó que la vacuna Sputnik V es "la más eficiente contra
la variante Delta".

-¿Cuál es el impacto esta variante en las estrategias sanitarias?
Frente a esta situación, los países vienen desarrollando cambios en las
estrategias sanitarias. El Reino Unido, por ejemplo, anunció el lunes que
aplazaría la reapertura de las actividades, que estaba prevista para el 21
de junio hasta el 19 de julio, debido a la gran cantidad de casos que se
presentaron por la variante Delta. En este contexto, la estrategia de las
autoridades sanitarias británicas será reducir el intervalo entre las dosis
de 12 semanas a ocho tratando de alcanzar a todos los mayores de 40 con la
segunda dosis antes del 19 de julio. En el mismo sentido, en Madrid,
capital de España, se decidió adelantar la segunda dosis de la vacuna una
semana para la población de entre 60 y 69 años debido al aumento de casos
detectados de la variante Delta.

-¿Qué pasa en la Argentina con esta variante?
Aquí no se ha detectado circulación de la variante Delta. En abril se
encontró a dos niños que venían de viaje que tenían esta variante, pero
fueron oportunamente aislados junto a sus contactos estrechos. En 11 de
junio, el Gobierno nacional suspendió nuevos destinos, como Turquía y
países del continente africano y continúa con la política de frecuencias
mínimas en los vuelos con el continente europeo con el fin de "evitar" que
lleguen nuevas variantes. "Algunos países donde ya hay circulación de Delta
tomaron como estrategia adelantar la segunda dosis. Ante la escasez de
vacunas mundial y teniendo en cuenta que en la Argentina todavía no tenemos
circulación, evitar que ingrese la variante Delta es clave para prevenir
una nueva ola", afirmó el bioinformático de la Universidad Nacional de
Córdoba e investigador del Conicet, Rodrigo Quiroga. "Por disposición, todo
el que viene del exterior debería hacer una cuarentena, pero esto depende
de la voluntad de las personas y sabemos que en muchos casos se no está
cumpliendo", sostuvo. Frente a este escenario, Quiroga junto a un grupo de
investigadores de diferentes disciplinas, comunicadores científicos, y
personalidades de la cultura, los derechos humanos, entre otro ámbitos,
propusieron que se realice un "confinamiento obligatorio y controlado por
un lapso mínimo de 5 días en hoteles o centros previamente asignados a
dicha tarea" para quienes vienen del exterior. "Estas medidas deberían ser
independientes de los estudios diagnósticos que los viajeros acrediten y de
los que se hagan en Ezeiza, porque sabemos que una PCR puede dar negativa
si la persona se contagió hasta cuatro días antes; entonces al 5 día de
aislamiento se podría realizar el test y en caso de dar negativo la persona
podría irse", detalló.

Te puede interesar