Los 80 años de Ringo: el talento oculto bajo la imagen del querible payaso bonachón

La labor de Ringo en temas como "Ticket to Ride", cuyo patrón sirvió de inspiración para el loop de la revolucionaria "Tomorrow Never Knows; "Come Together"; "She Said, She Said"; "Rain"; o "Glass Onion" da cuenta de un toque único y genial que hasta el día de hoy tiene millones de cultores.
80 años de Ringo

80 años de Ringo
Ringo Starr, el beatle simpático, de humor payasesco, bonachón y sencillo; infravalorado muchas veces a nivel musical, pero que con su estilo único inspiró a toda una generación de bateristas, llega a los 80 años, con su talento y su adorable personalidad intactos.

Las afirmaciones de sus ilustres excompañeros de grupo acerca de que él "ya era un beatle aún antes de ingresar a la banda" y que la formación logró su cohesión definitiva con su incorporación bastan para definir por completo al hombre nacido un 7 de julio de 1940, en Liverpool, quien –acaso como la mejor definición de su carácter- hasta su inclusión en esta agrupación había tenido una vida miserable, pero nunca había perdido la sonrisa y el buen humor.

Pero también la sorna de John Lennon cuando al ser consultado si Ringo era "el mejor baterista del mundo" replicó que "ni siquiera era el mejor baterista de Los Beatles", alimentó injustamente a un grupo de supuestos expertos que minimizaron sus cualidades como intérprete.

Si bien es cierto que no es dueño de un estilo estridente, ni de una técnica depurada como la de colegas suyos como John Bonham o Ginger Baker; la labor de Ringo en temas como "Ticket to Ride", cuyo patrón sirvió de inspiración para el loop de la revolucionaria "Tomorrow Never Knows; "Come Together"; "She Said, She Said"; "Rain"; o "Glass Onion" da cuenta de un toque único y genial que hasta el día de hoy tiene millones de cultores.

80 años de Ringo
Por otra parte, la cualidades de Ringo como músico muchas veces fueron opacadas por el inconmensurable talento de Lennon, Paul McCartney y George Harrison; y fundamentalmente por su propia personalidad, marcada por su tendencia a las intervenciones payasescas.

Nacido en la zona más pobre de un Liverpool que, por aquellos días solía padecer los bombardeos del Tercer Reich por su apetecible puerto, la infancia de Richard Starkey, tal su verdadero nombre, estuvo marcada por la extrema pobreza, el abandono de su padre y una serie de graves enfermedades que lo tuvieron al borde de la muerte y le significaron largas internaciones que retrasaron por unos años su ingreso a la escuela.

Sin embargo, como hijo único, a Ringo nunca le faltó el cariño de su madre y tuvo la fortuna de contar luego con un amable padrastro que le regaló su primera batería, a los 12 años, cuando comprobó que el pequeño solía tamborilear todo el tiempo con sus dedos en los muebles de la casa.

En los primeros años de su juventud, comenzó a tomar cierta fama en el circuito de clubes locales como baterista, a partir de su labor en Rory Storm and The Hurricanes, la mejor banda de la ciudad, que solía compartir cartel con unos jóvenes que se hacían llamar The Beatles.

Te puede interesar