Baja impositiva: cuánto costarán los autos eléctricos

Autos 23 de mayo de 2017 Por
La llegada de los eléctricos está cada vez más cerca. Sin embargo, aún con baja de impuesto serán más costosos que en otros mercados. Se esperan 1.000 unidades circulando para 2018, un 0,25% de ventas del año.
2

El decreto de Mauricio Macri que redujo aranceles a los vehículos eléctricos e híbridos que lleguen al país abrió la puerta al debut de los ecológicos en el mercado local, aunque la revolución verde seguirá estando lejos: los eléctricos serán bastante más caros que en los mercados desarrollados.

1


El costo de estos autos es mayor que el de los que equipan motores térmicos convencionales, principalmente por la batería. Y pese a la reducción del impuesto de extrazona del 35% a un rango de 5% a 0% para seis mil vehículos en los próximos tres años, el auto eléctrico estará reservado para pocos.

El eléctrico más vendido del mundo, el Nissan Leaf, es uno de los modelos con mayores posibilidades de llegar al país. Y si antes su precio podía ascender a u$s60.000, con esta baja de impuesto su precio rondaría los u$s50.000. Es decir, bastante más que un compacto naftero. Por caso, un hatchback de la misma marca, como el Note, está $287.500 en su versión de entrada de gama, casi un tercio que lo que valdría, en principio, un Leaf. Este último en España vale u$s27.800, en Estados Unidos, u$s30.600 y en Japón, u$s 26.000.

La comparación también cuenta para la Kangoo ZE, otro de los eléctricos que serían de la primera avanzada. Con la reducción impositiva su valor podría bajar de los u$s41.000 que se estimaba en un principio a unos u$s32.000, cuando la opción naftera más equipada está en u$s20.500. Diferencia importante que resulta insalvable mediante el ahorro de combustible. Renault había presentado su gama eléctrica en el país a finales de 2013, pero por cuestiones de homologación primero, renovación de la oferta después (un aumento en la autonomía en el nuevo modelo) y cambios impositivos ahora, se retrasó su llegada, que sería en los próximos meses.

Más allá de la reducción del arancel extrazona, en Europa hay dos alicientes más para subir a un eléctrico: subsidios estatales para alentar estas tecnologías, una red de recargas pública y mayor conciencia ecológica. Por eso, un cliente con potencial para estos vehículos a nivel local son las empresas, que podrán mostrar su respeto por el medioambiente al adquirir autos no contaminantes, y el mismo Estado para diferentes reparticiones. La llegada al consumidor retail será más lento. De hecho, pese a que el cupo es de 6.000 unidades hasta 2020, para 2018 en el sector estiman que habrá apenas unos mil eléctricos e híbridos circulando en el país, según un relevamiento de Telam. En términos de volumen, si para el año que viene se mantiene el mismo pronóstico que para 2017 de un mercado total de 800 mil unidades, los 1.000 ecológicos representarían un 0,25% de las ventas totales. Todavía un número bajo, cuya importancia radica más en el arribo incipiente de la nueva tecnología que como nicho de mercado.

A hoy, la oferta de eléctricos es nula y en híbridos sólo se comercializa el emblema con esos propulsores, el Toyota Prius, que hoy cuesta u$s62.000 y con la baja impositiva descendería a u$s46.000.

Ahora, Renault, Volkswagen, Toyota, Chevrolet, Nissan, Ford, Kia y las marcas chinas Chery y BYD son las que planean la llegada de nuevos modelos con tecnologías amigables con el medio ambiente. En el caso de la BYD, en sociedad con la firma local CTS, realizará una inversión de US$100 millones para instalar una fábrica de buses eléctricos en la Argentina que dará empleo a 300 personas. Chery, por su parte, cuya importación al país está en manos del Grupo Socma de los Macri, le anunció al presidente Mauricio Macri que traerá modelos eléctricos a la Argentina. Aunque el beneficio impositivo no correría para esta marca china, ya que sólo está reservado para las terminales: aquellas firmas que tienen producción local. Y Chery es importadora.

Por otra parte, la estatal YPF ya anunció un plan para instalar 220 puestos de recarga rápida para vehículos eléctricos en 110 estaciones de servicios. A través de estos puestos, se podrá reponer la batería en unos 20 o 30 minutos en lugar de las entre 6 y 8 horas que demanda la recarga en una toma convencional.

Te puede interesar